Get 10% extra OFF on Porto Summer Sale - Use PORTOSUMMER coupon - Shop Now!

Todo lo que tienes que saber sobre el VPH

Todo lo que tienes que saber sobre el VPH


Saber que tienes una enfermedad de transmisión sexual puede causarte ansiedad, confusión e incluso vergüenza. Sé positiva y piensa que un diagnóstico a tiempo es una oportunidad.

¿Qué es? El VPH es el virus de transmisión sexual más común. Existen más de 100 tipos, pero sólo alrededor de 40 están relacionados con infecciones en el área genital que pueden provocar lesiones en el cuello del útero y cáncer cervicouterino. El virus puede estar en latencia (no provoca ningún daño, ni contagio) o activo (debería recibir tratamiento para regresar a su estado latente).

El riesgo de contraer la infección en toda la vida puede ser de hasta del 80%, pero es importante decir que tan sólo alrededor del 5% de las mujeres infectadas con este virus de alto riesgo desarrollan cáncer cervicouterino, según reporta la Alliance for Cervical Cancer Prevention, en Estados Unidos. La infección puede desaparecer sin que la mujer se dé cuenta con la ayuda de su sistema inmunológico, o bien desarrollarse en cáncer cervicouterino debido a factores como el tabaquismo, un bajo sistema inmunológico, partos a edad temprana, uso prolongado de anticonceptivos hormonales o antecedentes familiares. Por eso es importante su detección a tiempo, para hacer un tratamiento preventivo.

Contagio: Se trasmite por contacto de piel con piel de los genitales. Posibilidades:

Alta:

Relaciones sexuales sin protección.

Mediana:

Dedos u otra parte del cuerpo infectada.
Dar o recibir sexo oral.
Frotación de genitales.
Juguetes sexuales.

Nunca:

Taza de baño.
Un teléfono público.
Besos

Detección: Por lo general, no muestra ningún síntoma, así que es básico realizarse el Papanicolau con regularidad. Hay otra prueba conocida como colposcopia que ayuda a detectar posibles lesiones, y también existe el PCR (por sus siglas en inglés, polymerase chain reaction), se utiliza para determinar el serotipo específico, es decir, el número de virus del que se trata y caracterizarlo como de alto o bajo riesgo de malignidad.

Tratamiento: Existen varias maneras de tratarlo según el caso. Lo mejor es decidirlo con tu médico. Te pueden dar medicamentos, hacer una criocirugía (congela el tejido infectado), electrocirugía (destruye el tejido infectado con calor eléctrico) y la terapia con láser. Debes saber que la infección por VPH no se cura, sólo se controla.

Prevención: Hoy en día hay dos tipos de vacunas preventivas: Gardasil (para mujeres de 9 a 26 años, y protege contra los virus 6, 11, 16 y 18) y Cevarix (mujeres de 10 a 55 años, protege contra virus 16, 18, 45 y 31). El uso del condón y el chequeo regular también son básicos.

Compartir esta publicacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Ana Monterrey Nos gustaría mostrarle notificaciones de las últimas noticias y actualizaciones.
Descartar
Permitir notificaciones